Una guía para elegir el vino adecuado para las diferentes ocasiones

Entrevista a Andrés Mazuera, sommelier de Delika by Gourmet Imports

Es muy probable que se encuentre ante el dilema de elegir un vino, ya sea para obsequiar, recibir sus invitados o acompañar una comida.  Andrés Mazuera, sommelier de Divino by Delika, hace varias recomendaciones a la hora de elegirlo.

¿Cómo elegir un vino para obsequiar?

Primero que todo es muy importante conocer a la persona que se le va a regalar el vino.  Averigüe si se trata de un paladar  experto o más bien un principiante? 

En el caso de se trate de un principiante, es mejor elegir un vino con uvas más suaves, más fructuosos como un Apothic, un Canyon Road Merlot o The Naked Grape Pinot noir o pinot Grigio .  Esto lo hace más fácil de degustar, incluso de tomarlo solo.

Si se trata de un paladar más experto, elija un vino pasado por madera, de reserva, o incluso con denominación de origen.  En este caso podemos mencionar cabernet Sauvignon Reservas Chocalan

¿Cuándo se elige un vino espumante?

El vino  espumante tiene un significado de celebración, por eso es una buena opción para  hacer el brindis en diferentes momentos.  A la gente le encanta que el corcho suene en el destape aunque no sea parte de la ética y protocolo.  En el mercado hay una amplia gama. El Kenwood Cuvée Brut es ligero, refrescante y equilibrado.  Con sabores frutales y aromas cítricos, peras y duraznos y un matiz de especias.

El vino espumante puede usarse para dar la bienvenida, servirse con aperitivos y acompañar perfectamente  los mariscos crudos o cocidos, ensaladas a base de mariscos y pescados hervidos, verduras, pastas y arroz con salsas delicadas.

¿Cuándo se elige un vino rosado?

Los vinos rosados pueden ser un delicioso coctel de bienvenida o combinarse muy bien con la comida picante, ensaladas, arroces e incluso acompañar un postre.   Por supuesto, indicó Mazuera, no se recomienda un rosado muy dulce para un postre dulce.  Es mejor contrarrestar lo dulce del postre con un vino más ácido o seco.  Una excelente recomendación de vino rosado es con comida picante y ensaladas con aderezos ácidos

Recuerde que la vida de un vino rosado es limitada.  Es importante consumirlo como máximo en el año posterior a la cosecha.

¿Cuándo se elige un vino dulce o postre?

Un vino dulce o postre se puede elegir para una sobremesa y combinar de manera excelente con un pie de limón, un chessecake de fresa o un postre con chocolate amargo.  Se debe procurar un balance para no empalagar.  Por lo tanto, es importante elegir un vino más ácido o seco ante un postre muy dulce.  Incluso los espumosos son también una buena opción para maridar postres.  Una recomendación es el Kenwood Cuvée Brut. O un Tabali late harvest.

¿Cuándo  elegir de una variedad de uva determinada? 

Va a depender del momento, del platillo que se tiene al frente y de la experiencia del paladar.

Un consejo: Cuando se reciben visitas en casa les puede ofrecer un vino refrescante como un rosado (White Zinfandel) o un blanco (Sauvignon blanc), que además les permitirá limpiar el paladar antes de una comida. Elija entre un Ghost Pine Chardonnay, Tisdale Pinot Grigio  o un Raymond Chardonnay.

Cuando se tiene al frente un cerdo o incluso los tamales navideños que se avecinan, donde hay sabores fuertes, se recomienda un vino tinto, ya sea un Syrah (Chocalan) o un Cabernet Sauvignon (Chocalan, Aromo y Anakena).

Cuando el cerdo o pavo lleva una salsa de frutos silvestres como cerezas, moras o arándanos se recomienda el Zinfandel, el Merlot (Ghost Pines, Canyon Road), Chocalan  o Tabalí Cabernet  reserva.

Si lo que tenemos al frente es un cordero, entonces elija  Tabali Syrah que se combina complejidad, fuerza y elegancia.

Cuando el platillo es alguna pasta o carnes blancas como pollo o pescado entonces el Chardonay californiano pasado por madera es una buena elección.  Incluso con las pastas también se puede elegir un Merlot de Canyon Road, un Raymond Merlot o Merlot italiano que vienen muy bien con la acidez de las salsas de tomate.  Un Tabali merlot chileno combina muy bien con pescados con más intensidad.

Cuando en el platillo predominan los ácidos,  entonces un Pinot Grigio como como el Canyon Road con notas de limón resulta bastante refrescante y marida muy bien con platos ácidos.

En el caso de asados o platillos donde la carne roja es la protagonista,  entonces el Malbec argentino o chileno es recomendable como coprotagonistas.  Para carnes como lomo entero o lomito se eligen uvas de más cuerpo como Chocalan Cabernet Sauvignon o un vino de mezcla como Chocolan o  un cinco uvas que aguanta muy bien cualquier tipo de comida.

Cuando la comida es muy mediterránea como una paella,  es un platillo francés o tiene muchas especies y sabores muy intensos, se puede optar por un vino español, aunque entre los chilenos puede encontrar Sideral un vino de corte  y entre los californianos se recomienda Apothic Blend

En cenas con salmón o pescados un Pinot Noir californiano como el Mac Murray o un chileno como el Tabali Reserva Especial se convierten pueden ser elegidos.

Para comidas más tex mex se puede elegir  Carbernet, Merlot o Zinfandel.   La cerveza también es una buena opción para este tipo de platillos.

Cuando la cocina es muy liviana en sabores, se pueden elegir un vino joven, cuando los sabores son más intensos, entonces se puede elegir un vino con más madera.

Para ir más a la segura, también sepa que hay una gama de vinos Premium como el Chateau Beliquet,  Migration, Chateau Montelena o el Ultra Premium Silver Oak y Far Niente que son tanto distintivos como deliciosos y que ofrecen su máxima expresión.