Una copa de vino envasada ¿Qué le parece?

El vino envasado es uno de los productos más comercializados en las grandes superficies. Para cocinar, se sirve en formato “tetrabrik”; para acompañar en mesa, botella de cristal; incluso cuando está destinado a modo de refresco el vino se sirve en envases de plástico.

Una de las innovaciones más atractivas está dirigida a comercializar el vino en envases PET (tereflalato de polietileno), envases de plástico capaces de ofrecer resistencia, durabilidad y conservación al producto, así como ofrecérselo al público en raciones unipersonales que proporcionarán un atractivo añadido a la hora de comprar el vino envasado, ya que contendrán la cantidad exacta. Las personas que prefieran comprar varios vasos de vino, de distintos tipos, a beber varios vasos de vino, de la misma botella encontraran que una copa de vino envasada de forma individual resulta más práctica que la botella de vino que se echa a perder.

No solo aportaría innovación al consumidor directo, también a aquellos restaurantes que ofrecerían al cliente la cantidad justa para establecer una relación más equilibrada entre degustación, y cantidad aprovechable.

Una de las recomendaciones más universales ya puede consumirse tal y como fue concebida, en una copa de plástico PET.

Esto es una tendencia disponible cada vez más en el Mercado ¿Usted qué opina?