¿Cómo conservar una botella de vino una vez abierta?

La oxigenación y las oscilaciones bruscas de temperatura son dos enemigos del vino en su conservación. Sin embargo afectan de una manera más lenta a los vinos tintos, sobre todo los que han estado en contacto con la madera, que a los blancos, rosados o cavas. Los dulces y semi dulces pueden conservarse  hasta dos semanas abiertos debido a su alto contenido de alcohol y azúcares que les protegen porque actúan como conservantes.

 Consejos que nos ayudarán a conservar unos días una botella de vino abierta:

  • El vino dura más tiempo si se guarda a baja temperatura. Por ello es recomendable refrigerarlo, sobre todo si no es un tinto. Solo hay que recordar sacar el vino del frigorífico entre 2 y 3 horas antes de su consumo. También podemos guardarlo a temperatura ambiente en una zona seca y fresca, siempre que no supere los 22ºC.Hay que hacerlo, además, en posición vertical y moverlo lo menos posible. Hay que tener en cuenta que, con la botella tumbada, aumenta la superficie de contacto del vino con el aire.
  • Es necesario mantener la botella de vino alejada de la luz del sol. Incluso la exposición breve a la luz puede afectar negativamente al vino.Para reducir el impacto que provoca el contacto del oxígeno con el vino, hay herramientas, como por ejemplo un tapón especial con bomba de vacío que extrae el aire de la botella dejando el envasado al vacío. Uno de los más populares, por precio y resultados es el vacuvin. Es un  sistema de conservación que, mediante vacío, extrae el aire contenido en la botella evitando la oxidación del líquido. Este método de conservación puede prolongar el doble la vida del vino abierto, unos tres días. De manera más mecánica pero con mejores resultados que el vacuvin se desarrolla el presorvac, dotado de una tecnología más avanzada, así como de un precio más elevado. Sin embargo, dobla los resultados del vacuvin en cuanto a conservación, unos 6 días aproximadamente.
  • La más innovadora tecnología es el Coravin: sin sacar el corcho de la botella, puede dispensar tantas copas de vino como queramos. No es necesario abrir la botella, tan sólo perforarla con una aguja con cánula a través de la que se sirve el vino. El espacio, en la botella, de vino dispensado es rellenado automáticamente con gas argón. Con este sistema, la botella durará todo el tiempo que nosotros le queramos dar.
  • Más orientados a la industria hostelera son las máquinas expendedoras de vinos, que mantienen refrigeradas y al vacío unas 6 botellas de vino abiertas.
  • En el caso que se nos hayan pasado los días de conservación, y se haya oxidado, una buena opción es usarlo para cocinar.
  • Otra solución sería verter el vino sobrante en cubiteras de hielo y congelarlo. Congelado y en cubitos, el vino estará listo para usarse en futuras recetas.